viernes, 16 de enero de 2009

La escritura digital: soportes, dispositivos y formatos

Tanto los soportes como los dispositivos de escritura han ido variando con el paso del tiempo y el hipertexto no sólo modifica nuevamente dichos soportes y dispositivos, sino que también aporta nuevos formatos de escritura (formatos para el procesamiento, almacenamiento, impresión y presentación de textos, imágenes, audio y otros recursos audiovisuales).

Soportes de escritura

La escritura ha sido siempre secuencial. Desde la piedra y las tablillas de arcilla, pasando por los rollos de papiro ("volumen" en latín) y los códices de pergamino, hasta desembocar en el papel, todos los soportes documentales permitían únicamente la escritura secuencial. Los rollos de papiro eran muy voluminosos y nada manejables. En el siglo IX comenzaron a plegarse los manuscritos en forma de acordeón. Sin duda, se produjo un gran salto con la utilización de hojas de pergamino cosidas al estilo de los "codex" romanos. Había nacido el libro. El pergamino también permitía escribir por las dos caras y no embebía la tinta, por lo que la escritura se podía ilustrar y los códices manuscritos se convirtieron en verdaderas obras de arte gracias a calígrafos, iluminadores y miniaturistas.

En los inicios de la escritura, el pictograma dejó de representar el objeto que designaba y empezó a tomar su sentido del contexto. En 1000 a.C. se produce una verdadera conmoción, la invención del alfabeto. El alfabeto fenicio dio origen al griego y a su alfabeto moderno con vocales. Al dispersarse los arameos hacia el este, fueron los precursores de las escritura hebrea y árabe.

Los reyes de la Edad Media firmaban las leyes con una cruz, no sabían escribir. Durante más de mil años, la escritura fue patrimonio de los monjes. A lo largo de los siglos XII y XIII XII y XIII empieza a haber una demanda creciente de libros debido al nacimiento de las universidades europeas, los copistas no daban abasto. El papel se empieza a utilizar de forma masiva en estos años. A mediados del siglo XV, Gutemberg mecanizó la impresión y "democratizó" el acceso a la cultura. En sus primeros años, la imprenta intentó competir con los códices medievales, se imitaba la letra manuscrita y se dejaban en blanco grandes espacios para que fueran ilustrados por un iluminador. Los libros fueron durante muchos años de gran formato, hasta que se empezaron a hacer en serie y en formato de bolsillo. Ya no se escribía en latín, sino en las lenguas nacionales.

La imprenta no sólo trajo consigo la posibilidad de reproducir textos de forma mecánica, sino también las imágenes a gran escala. La Biblia de Gutenberg de 42 líneas (1454-1455) imita la escritura y la decoración de las Biblias manuscritas de la época, con caracteres góticos y lujosamente iluminada. Seis años después de su impresión ya hay constancia de incunables con imágenes xilográficas (grabadas en madera). Esta técnica se usó ampliamente para la edición de la "Biblia pauperum" o Biblia de los Pobres, cuya misión era adoctrinar a las personas analfabetas, la mayor parte de la población.

A finales del siglo XV ya se utilizan grabados con planchas de metal. Aunque Gutenberg fue el primero en mecanizar la impresión, lo cierto es que en China, desde el siglo XI, ya se conocían los caracteres móviles y que la prensa de rosca se utilizaba de forma cotidiana para prensar la uva y estampar los tejidos, pero se estampaba frotando el dorso del papel o la tela sobre la madera. El primer libro impreso con bloques de madera del que se tiene constancia, data del año 1000 dC. Se trata de The Diamond Sutra, encontrado en el noroeste de China y contiene tanto texto con caracteres chinos, como dibujos grabados.

A lo largo de varias centurias, la imprenta fue mejorándose técnicamente. De la imprenta (plano contra plano) se llegó a la rotativa (cilindro contra cilindro) que permitía mayores tiradas. Así, en 1846 nace en Filadelfia la primera prensa moderna.

En 1796 aparece la linotipia, que tendría fuertes repercusiones sobre el libro y la prensa, pero sobre todo sobre el cartelismo que cobra gran auge a partir de 1860. En 1904, el desarrollo de la impresión en offset, usada en la actualidad, supone un nuevo impulso para el medio impreso.

Libros, periódicos, revistas, boletines, carteles y folletos de todo tipo han conformado durante muchos años el reino exclusivo y privilegiado del soporte papel y de un muy útil dispositivo de escritura: la imprenta. La llegada del ordenador ha revolucionado el mundo de la impresión facilitando aún más sus usos y funcionalidades. La impresión digital sobre papel permite componer texto e imágenes de manera más efectiva y rápida. Pero el ordenador también permite ahora huir de los condicionamientos de la página impresa. La imprenta mejoró el lapso de tiempo entre la producción de los códices y su reproducción por medio de copistas y escribanos e incluso permitió una distribución a mucho mayor escala. La impresión digital perfecciona estas funciones, pero sigue siendo lenta en comparación con la velocidad de los flujos electrónicos. Las funcionalidades del hipertexto escapan de la página en papel para encaramarse y mostrarse en la pantalla. La edición, el almacenamiento en nuevos soportes tanto de tipo magnético (disquetes, discos duros, tarjetas de memoria, etc.) como óptico (CD-ROM, CD-Audio, DVD), y el acceso directo y en línea son, si no un fuerte competidor excluyente, sí una nueva alternativa que emerge con fuerza y dinamismo.

David R. Olson afirma en Cultura escrita y oralidad que e hipertexto y la hipermedia han supuesto un cambio de soporte para el conocimiento y la comunicación tan radical como el cambio que supuso el papel sobre el medio oral. (Olson, David R. Torrance, Nancy (eds.) Cultura escrita y oralidad. Barcelona, Gedisa, 1995).

Dispositivos de escritura

No sólo el ordenador, sino también la imprenta, el pincel, el punzón, la caña, la pluma, la tiza, el lápiz, el bolígrafo, la máquina de escribir manual o electrónica y el teletipo son todos ellos máquinas y artefactos de escritura. Sólo se escribe desde hace seis mil años, aunque el ser humano puebla la Tierra desde hace más de un millón.

Como dice Walter Ong, “El hecho de que comúnmente sintamos la influencia de la escritura sobre nuestros pensamientos muestra que interiorizamos la tecnología de la escritura tan profundamente que sin un tremendo esfuerzo no podríamos separarla de nosotros mismos o incluso reconocer su presencia e influencia”.

Y continúa Ong, “Platón pensó la escritura como algo externo, como una tecnología ajena, como mucha gente piensa hoy del ordenador. Porque actualmente tenemos la escritura tan profundamente interiorizada, la hace así una parte de nosotros, como en la época de Platón que no tenían todavía ésta plenamente como una parte de sí, nosotros encontramos dificultades para considerar la escritura una tecnología como comúnmente se asume que son la imprenta y el ordenador". “En contraposición a lo natural del discurso oral, la escritura es completamente artificial. No hay una forma de escribir “naturalmente”. Las tecnologías son artificiales, pero –otra vez la paradoja- la artificiosidad es natural al ser humano". (ONG, Walter J. "Writing is a Technology that Restructures Thought". The Written Word: Literacy in Transition. Ed. Gerd Baumann. Oxford: Clarendon Press, 1986).

Hoy el teclado del ordenador se ha convertido en la principal herramienta de escritura, pero también contamos con el ratón, los punzones y los lápices ópticos para escribir imágenes; la cámara fotográfica digital para escribir fotos; la webcam y el vídeo digitales para escribir películas; los teclados midi para escribir música, el escáner para digitalizar todo tipo de textos e imágenes y el micrófono no sólo para escribir sonidos de cualquier clase y condición, sino también para escribir textos al dictado. Y la tinta electrónica aun explora nuevos soportes al margen de los tradicionales PCs.

Así, podemos concluir, que los actuales dispositivos de entrada de los ordenadores (esto es, los encargados de introducir los datos y programas del exterior a la memoria central del ordenador), son las nuevas herramientas de escritura, de un nuevo tipo de escritura, la escritura digital.

Entre los principales dispositivos de escritura destacan:
  • Teclado: es una colección de interruptores en forma de teclas (alfanuméricas, numéricas, de función, de movimiento del cursor y de control). Existen diferentes teclados dependiendo del idioma empleado (por ejemplo, el teclado español incluye la letra eñe). En los teclados modernos suelen incluirse otro tipo de teclas para acceso directo a e-mail, Página principal de acceso a la WWW, Buscar en la WWW, Favoritos, etc. e, incluso, incluyen las teclas para el control de los reproductores multimedia, con lo que se puede subir el volumen, avanzar, parar, interrumpir el sonido, etc. operando desde el teclado.

  • Ratón: inventado por Douglas Engelbart en 1968, es un dispositivo tanto de entrada de datos como de control (ver vídeos del primer ratón). Sirve para señalar un punto determinado de la pantalla, lo que nos permite mover el cursor al desplazarlo en una superficie plana. Cuenta con uno o varios botones: izquierdo, derecho, con los cuales se puede operar: un clic sirve para seleccionar el elemento al que apunta, doble clic activa el icono apuntado, un clic sin soltar y desplazar el ratón sirve para mover el elemento (aunque todas estas funciones se pueden modificar). Existen varios tipos diferentes de ratón: mecánico (cuenta con cuenta con una bola de goma por medio de la cual se transmite el movimiento a dos ejes con ruedas dentadas que obturan alternativamente el enlace óptico entre dos células fotoeléctricas (emisora y receptora). La obturación produce la cadena de impulsos eléctricos que, tratados electrónicamente, puede interpretar el software del ordenador y traducirlo en movimientos del puntero sobre la pantalla), óptico (carece de bola de goma y se basa en la tecnología que es capaz de generar y dirigir un haz de luz, pero sus funciones son similares al anterior), inalámbrico (puede ser de bola u óptico, su característica es que carece de cable que le una al ordenador, pero necesita pilas o baterías para funcionar) touch pad (se utiliza en los ordenadores portátiles y consiste en una membrana rectangular pequeña y sensible al tacto que está situada en el teclado por debajo de la barra espaciadora. Al mover los dedos por la membrana provocaremos el movimiento del cursor en la pantalla), track ball (lo que proporciona el movimiento al puntero es la bola y por eso el ratón presenta su bola al alcance del dedo pulgar, único dedo que es preciso mover para lograr el desplazamiento del puntero. Es el modelo más utilizado cuando se dedica a un uso público), etc.

  • Escáner: Es un lector láser que permite convertir originales en formato papel a formato digital (texto o imágenes fijas) para que puedan ser grabadas en cualquier soporte de almacenamiento. Se emplea también para digitalizar texto mediante las llamadas técnicas de OCR (Optical Character Recognition), esto es, reconocimiento óptico de caracteres, que sirven para convertir las imágenes de texto en texto con el fin de poder posteriormente manipularlo.

  • Tableta gráfica: Con este dispositivo podemos dibujar como si fuera sobre papel o una pizarra y transferir estos datos digitalmente. Las imágenes resultantes se transfieren al ordenador para poder almacenarlas en cualquier dispositivo de almacenamiento digital con un formato gráfico de mapa de bits.

  • Lápiz óptico: Se trata de un dispositivo similar a un lápiz con una cabeza lectora, con la que puede escribirse o dibujarse en la pantalla del ordenador, si ésta es sensible a estos dispositivos, o para escribir en una tableta gráfica. En algunos casos puede funcionar sustituyendo al ratón, aunque su principal función está asociada a programas de dibujo, ilustración, o CAD.

  • Cámara fotográfica digital: las fotografías realizadas con la cámara digital se guardan en la memoria de la propia cámara o en una tarjeta de memoria en formato de imagen o bien se pueden transferir directamente al ordenador a través de una conexión.

  • WebCam o Cámara de vídeo digital: a través de estos dos dispositivos, podemos capturar imágenes en movimiento y guardarlas en formato de vídeo digital.

  • Teclado midi: consiste en un teclado o sintetizador que nos permite escribir audio en el ordenador. Simplemente se toca el instrumento y, mediante las conexiones adecuadas, la tarjeta de sonido y determinados programas, se escriben los archivos de audio.

  • Micrófono: igual que el anterior, permite grabar archivos de audio, pero también, con los programas adecuados para el reconocimiento de voz, nos permite escribir texto al dictado sobre la pantalla.

Formatos de escritura

El hipertexto y la hipermedia expanden la escritura ofreciendo una nueva dimensión cognoscitiva y estética. La hiperescritura adopta una morfología, la digital, que integra y amalgama todas las morfologías de texto, imagen, audio, animaciones, pintura, dibujo, fotografía, cine, etc. Todas las formas y medios de expresión artística caben en el nuevo texto. L a digitalidad ha transformado el texto. Leibniz soñaba con un sistema de escritura que fuese capaz de "pintar los pensamientos", la hipermedia se acerca.

Los simples procesadores de texto permiten una nueva dimensión artística y estética pudiendo integrar texto, imagen y sonido en un mismo documento. La Web hipermedia vamás allá al ofrecer una nueva y totalizadora dimensión expresiva: texto, imagen, sonido, vídeo, imágenes en movimiento, gráficos en 3D, etc. se combinan en un único soporte de escritura. La Web no es sólo la biblioteca universal, sino el museo universal en línea en el que cualquier autor puede exponer sus obras. Pero además, con el hipertexto nace un nuevo tipo de logografías formadas por iconos y signos topográficos que llenan el espacio de las pantallas y que pueblan los hipertextos y las páginas web con una lluvia constante de señales que se dispersan a lo largo de todo el texto. Son las herramientas para la navegación, los instrumentos de la interfaz gráfica que permiten al usuario moverse e interactuar con los contenidos. La metáfora del viaje o, cuanto menos, de los itinerarios posibles debe estar presente en el diseño de cualquier hipertexto. Así encontramos botones de avance y retroceso, flechas en todas direcciones, signos de interrogación, lupas para las búsquedas, etc. Los iconos pueblan los documentos hipertextuales a modo de pecas sobre una nueva piel muy diferente al papel.

La escritura, desde sus orígenes ha sido siempre multimedia. El papel también permitía la multimedialidad: texto e imágenes, pero excluía el sonido. En el texto se podían dibujar las imágenes o utilizar otros medios mecánicos, manuales o pseudomanuales como recortar y pegar fotografías, etc. La máquina de escribir no permitía líneas verticales, ni bordes, ni tablas, ni gráficos de ningún tipo. El procesador de textos del ordenador permite hacer de forma rápida y sencilla lo que antes constituía un verdadero ejercicio de laboriosidad. Y hoy, los editores de páginas web, facilitan mucho la labor del diseñador de páginas web.

Una vez digitalizados, todas las morfologías de escritura se transforman en bits, pero cada elemento (texto, imagen o sonido) va codificado en un determinado formato. El conjunto de los distintos bloques de información textual y no textual que van a formar parte de un mismo documento se almacena en un único archivo. Aparecen así los formatos de documento, todos ellos fruto de un proceso de estandarización puesto que era necesario establecer una serie de normas y acuerdos para que dichos archivos puedan ser leídos e interpretados por los distintos softwares o programas informáticos concretos. Un documento lleva un nombre y una extensión que indica si se trata de un formato de texto o un formato gráfico y en qué programa se puede leer y descodificar. Y si este archivo informático es específico para la lectura, escritura, impresión de los datos, etc. Pero también los formatos se pueden modificar ya que los archivos de una morfología determinada se pueden transformar en otra. Por ejemplo, un texto se puede convertir en una imagen, y una imagen puede transformarse en datos textuales.

El formato de texto más sencillo y también el más antiguo y general, ya que puede ser leído por cualquier software es el formato ASCII o "American Standard for Codification and Interchange of Information". Se trata de un alfabeto que consta de 128 caracteres o símbolos. Pero existen formatos más complejos que pueden incluir información relevante no sólo sobre el tipo, tamaño y forma de las letras (se denomina fuente a un tipo determinado de alfabeto), ordenación, estilos de escritura, reglas de composición, márgenes, paginación, si el documento contiene tablas o ilustraciones, etc; sino que también los formatos pueden incluir información sobre la estructuración de esos datos, como cuestiones referentes al contenido (metadatos) o marcas que incluyen información sobre los enlaces, vinculaciones con otros contenidos o programas, etc.

La edición de textos en formato hipertextual, se realiza a través de formatos de escritura por medio de los llamados lenguajes de marcas o lenguajes de marcado: HTML (HyperText Markup Language), SGML (Standard Generalized Markup Language), XML (eXtensible Markup Language), etc.

También existen formatos específicos para la impresión de textos, como los formatos PostScrip, en los cuales no es posible que el documento se modifique a la hora de imprimirlo ya que definen el el contenido de las páginas (texto e imagen) con independencia del dispositivo de salida utilizado. O los formatos PDF (Portable Document Format), que guardan una exacta disposición tipográfica de todo el documento y que recientemente han incorporado prestaciones hipertextuales. Entre estos se ha impuesto el formato PDF creado por Adobe Systems (y hoy convertido en estándar abierto conocido como ISO 3200), pero también existen otros como el LaTex, muy empleado por los matemáticos ya que permite incluir fórmulas matemáticas complejas.

El formato PDF de Adobe es utilizado por muchos editores y autores ya que conserva la forma exacta de los documentos para su visualización e impresión. Incluye imágenes y la posibilidad de navegar por medio de marcas de hipertexto, enlaces, etc. Para su lectura únicamente es preciso disponer de un programa de lectura (Adobe Reader) que se puede descargar de forma gratuita desde Internet, en la siguiente dirección: http://www.adobe.com/es/products/reader/

El software gratuito Adobe Reader permite ver e imprimir archivos de formato de documento portátil de Adobe (PDF) en las principales plataformas de hardware y sistemas operativos. Además de Adobe, existen otros programas gratuitos y libres con los que crear, editar y visualizar archivos .pdf ya que en realidad, .pdf es un formato no propietario. Es el caso del editor Ghostscript (http://www.ghostscript.com/) y del visualizador Ghostum: (http://www.ghostgum.com.au/).

También se pueden crear documentos de este tipo convirtiendo archivos HTML marcados de acuerdo con los estándares definidos por la Open eBook Fundation. E, incluso, podemos usar el Servicio Web gratuito eBook Express que admite prácticamente convertir cualquier tipo de texto y devuelve rápidamente un eBook. Este servicio gratuito acepta textos en formato .doc, .rtf, .htm/.html, xml, .txt, .wps, .wpd, .wri y archivos planos ASCII como archivos fuente. También permite incluir la portada del eBook.

MobiPocket Reader es otro editor que permite crear e-books importando archivos pdf o de Word y que sirve tanto para PCs, como para PDAs u ordenadores de bolsillo.

eBrary: es un editor pdf que ofrece numerosas funcionalidades y herramientas de edición para crear documentos. Permite convertir el formato PDF en el llamado formato EDF (Exchange Data Format de ebrary) que ofrece otras muchas funciones de búsqueda, visualización, navegación y exploración.

Pero la escritura digital no se limita a la edición de textos, sino que también podemos escribir las imágenes y los sonidos e incluso podemos integrarlos en el propio texto, convirtiendo la tecnología digital en multimedial y el hipertexto en hipermedia. Entre los formatos gráficos más comunes se encuentran TIFF, BMP, JPEG y GIF para imágenes fijas; MPEG, MOV y SWF para vídeo e imágenes animadas y los documentos sonoros suelen ir en formatos de audio tales como MP3, WAV, MIDI, RAM, WMF, AU, etc.

María Jesús Lamarca.

NOTA. Este artículo ha sido extraído de mi tesis doctoral defendida en la Universidad Complutense de Madrid: Lamarca Lapuente, María Jesús. Hipertexto, el nuevo concepto de documento en la cultura de la imagen. Madrid, 2006.